alforjas bici

Cuando nos vamos a lanzar a hacer un viaje con nuestra bici nos vienen a la cabeza un montón de preguntas y nos asaltan todas las dudas del mundo. ¿Podré hacerlo? ¿Qué ropa me llevo? ¿Qué herramientas son imprescindibles?, y por supuesto… ¿Qué alforjas me compro?

En el mercado hay tal variedad de modelos y precios que si no estamos un poco puestos en el tema lo más seguro es que nos volvamos locos. Aquí voy a  decirte lo que opino yo sobre qué alforjas elegir.

1.- En primer lugar debes saber que existen fundamentalmente dos tipos de alforjas.

  • Las alforjas dobles, unidas para poder colgarlas directamente sobre el transportín de nuestra bici.
  • Las alforjas individuales. Estas últimas suelen ser impermeables y también bastante más caras.

2.- En segundo lugar debes pensar si quieres gastarte el dinero en unas alforjas así nada más empezar o prefieres pedirlas prestadas a algún amigo. Si después de ese primer viaje te animas a hacer otro (seguro que te pasa), entonces habrá que ir pensando en comprar unas propias…

3.- Y en tercer lugar debes pensar qué uso vas a darles. No es lo mismo usarlas en verano para hacerte un viaje de 10 o 15 días por España, que darles un uso más urbano. Incluso puede que hasta te conviertas en un cicloturista pro y cada año te vayas a recorrer un país!!

En el primero de los casos, si vas a usarlas para viajes tranquilos en época seca, te recomiendo sin lugar a dudas que optes por unas alforjas dobles de lona, resistentes, con bolsillos, reflectantes y con la posibilidad de añadir un tercer módulo por si te hace falta más espacio. Aquí te dejo unas muy buenas opciones.





Hace ya algunos años me atreví con mi primer viajecito en bici, el Camino de Santiago francés. Las alforjas que llevé eras las famosas alforjas del Lidl. He de confesar que no tenía mucha fe en ellas pero me dieron cero problemas y vinieron impolutas. En una de las etapas, de camino a Logroño, me cayó una tromba de agua de las que hacen historia. Puse sobre las alforjas el protector para lluvia que traían y…. tachán!! No se me mojó absolutamente nada. Si te va a llover mucho es mejor que lleves unas alforjas completamente impermeables porque así tendrás un acceso mucho más rápido al interior y podrás ponerlas y quitarlas con mucha más facilidad. Si no es el caso te recomiendo unas alforjas más normalitas. Te ahorrarás unos euros y te van a hacer muy buen servicio. Por cierto aquellas alforjas del Lidl, que todavía tengo, hicieron al año siguiente un viaje por la costa de Girona y al cabo de los dos años otro Camino de Santiago.

Sin embargo, si has decidido recorrerte los Alpes o ir a conocer Francia sobre tu bici, entonces hazte con unas Ortlieb (gama alta) o unas Vaude (gama media). Estas son alforjas estancas e individuales.




Más arriba ya te hablé de sus ventajas aunque para mí también tienen algún inconveniente… Por ejemplo, no suelen tener bolsillos por lo que si quieres llevar algún bidón adicional o cualquier otra cosa a mano no podrás. Aunque como ves en las opciones de compra que te doy arriba, Vaude tiene modelos con bolsillos que están muy bien aunque no son muy económicos. Otro inconveniente es que estas alforjas llevan unos mecanismos de enganche al transportín que están fabricados en plástico. Por supuesto en unas alforjas de calidad los plásticos son buenos pero he visto romperse más de uno. Claro que venden recambios pero si se rompen en mitad de tu viaje, te hacen la pascua…

Si todavía no sabes qué alforjas comprar puedes echarle un ojo a nuestra sección de alforjas para bici y/o dejarme un comentario. Te contestaré en cuanto pueda para ayudarte.

  • Alforjas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *